Los colores GIBSON en los años 60

Gibson  a diferencia de Fender no adoptó fácilmente el concepto de ofrecer acabados con colores personalizados. No era contrario al trabajo personalizado o los acabados coloridos, pero los veía más como consecuencia de su amplia gama de instrumentos de cuerda: acústica, eléctrica y otros instrumentos.

Mientras que competidores como Fender, Gretsch, Harmony y Rickenbacker no paraban de ampliar su gama de acabados con multitud de colores, Gibson siguió con sus estrategia (más tradicional). La creación del color Cherry en la Les Paul Special y Junior data del año 58. Los registros de fábrica indican  que el color se usó originalmente en el ’57 únicamente en una guitarra ES-295. Posteriormente, el color Cherry Red estuvo disponible en muchos modelos Gibson, ya sea como acabado estándar o como opción, antes de convertirse en el color principal de los nuevos cuerpos sólidos y eléctricos de estilo SG en 1961.

 

Dejando de lado el uso durante décadas del blanco y negro, el primer acabado no tradicional de Gibson fue el azul que se aplicó al renovado Lap Steel Century de 1951. El acabado más famoso aplicado por Gibson en un modelo de producción es el GoldTop del modelo Les Paul de 1952, que nació a finales del ’51 ES-175 presentado por el mismo Les Paul. A pesar de su diseño innovador, la serie SG no proporcionó una ventaja competitiva decisiva, especialmente en relación con los cuerpos sólidos más populares de Fender. Cuando se lanzó la Firebird en 1963, el jefe de Gibson, Ted McCarty, se sintió obligado a dotar a los nuevos modelos con 10 opciones de acabado, emulando descaradamente los tonos Fender. Un color Gibson como Golden Myst es estrictamente idéntico al Shoreline Gold de Fender, mientras que Pelham Blue es el sucesor de Cadillac en 1960 del Lake Placid Blue utilizado por Fender a partir del ’57.

Las cartas de colores de Gibson en 1963 y ´66 no mencionan los números de referencia de las pinturas, pero su nombre automotriz es suficiente para rastrear sus orígenes (consultar la tabla adjunta). No es de extrañar que la selección de Gibson muestre un aire similar al de Fender, con nueve de los 10 colores originados en GM, solo uno de Ford. Sin embargo, su principal fuente automotriz era Oldsmobile, con cinco colores, en lugar del favorito de Fender, Cadillac, con tres. Esto le dio a Gibson tonos similares, aunque con nombres diferentes. Los colores como Pelham Blue y Cardinal Red estaban disponibles en otras Gibson, ya sea como acabado estándar como en Melody Makers. Sin embargo, se realizaron un par de Firebirds con matices diferentes a los 10 en la tabla. Por ejemplo, el difunto John Entwistle, bajista de The Who, tuvo un Firebird VII terminado en Bronze Mist, de la carta de 1959 Oldsmobile

59 Oldsmobile Super 88 en Golden Mist.

La falta de éxito de las Firebirds contribuyó a que Gibson retirara las opciones de acabado personalizadas en el ’69. Como recordó Ted McCarty en una entrevista de 1979 , estas no fueron populares entre los distribuidores. «A los guitarristas les gustaba tener opciones de color pero a los distribuidores no les gustaba porque si un distribuidor tenía uno verde y uno dorado, los guitarristas querían el azul y el rojo. ¡Si él tenía uno azul y uno rojo, ellos querían un verde u oro! No podían vender lo que tenían, por lo que los distribuidores evitaron comunicar a sus clientes las opciones de colores.

Algunos entusiastas de lo vintage piensan que el Sparkling Burgundy también es un color personalizado, y aunque el tono metálico se parece al Candy Apple Red que se encuentra en los instrumentos Fender, no fue, estrictamente hablando, un acabado opcional. Stanley Rendell, quien se desempeñó como presidente de Gibson a principios y mediados de los 70, relató los verdaderos orígenes de Sparkling Burgundy

Gibson tuvo un problema al hacer la serie de guitarras 335″, dijo en una entrevista inédita de 1982 (Nota del editor: también dirigida por Duchossoir). “Aparentemente, cuando laminaron el sándwich de madera del cuerpo, no tenían un gran control del contenido de humedad en la madera y se generaban muchas grietas.  Así que rellenaban las grietas y aplicaban  Sparkling Burgundy para cubrir la reparación.

Esto explica por qué, a partir de 1967, el Sparkling Burgundy fue catalogado como un acabado regular, no como una opción personalizada, en los modelos de líneas finas: ES-355, 345, 335, 330 y EB-2 (D). Al mismo tiempo, se ofreció de forma estándar en la reedición de Flying V y Melody Maker en lugar de Fire Engine Red. Más raramente, el Sparkling Burgundy se aplicó a cuerpos SG; Curiosamente, prácticamente las Firebird o Thunderbird no lo hicieron. En el 67, Gibson presentó el acabado wallnut como un acabado regular en varios modelos para diversificar su oferta tradicional. El acabado Walnut reemplazaría finalmente a Cherry Red en cuerpos sólidos y líneas delgadas estilo SG, mientras que más tarde también se convertiría en el acabado básico de los modelos Les Paul de baja impedancia lanzados en el ’69. En un momento en que la compañía atravesaba un período bastante traumático después de la partida de McCarty y el vicepresidente John Huis,  el señor Rendell y la nueva administración de Gibson plantearon el final (temporal) de colores personalizados opcionales.

Cadillac en Pelham Blue Metallic

1960 SG en Pelham Blue. Una ES-350TD Customizada con un color dark blue. 1960 Gibson ES-350 TD.