La importancia del barniz en la vibración de la madera

El primer artículo de este blog nos gustaría dedicarlo a un tema muy debatido en foros sobre los diferentes acabados en la guitarra, nitrocelulosa, poliuretano, agua, poliacrilicos etc.


“Hay una explicación técnica para para saber porqué suena mejor una guitarra con el paso del tiempo, y es que en
las guitarras antiguas acabadas en nitro la laca cada vez es más fina ya que la nitro nunca deja de secar y con los años va perdiendo disolvente, lo que reduce su grosor y elasticidad.
Para ello voy a hacer primero referencia a una entrevista a un luthier referencia en el país Juan Brieva:

Con nitrocelulosa, los años afectan al sonido siempre, y se supone que a mejor, es cuestión de gustos y en esos matices se halla el toque Vintage. Lo de las maderas y el asentamiento es otro tema, que también influye, pero cuando pintas/barnizas una guitarra, le estás cambiando el sonido. Una guitarra de los años ’60 puede volver a sonar moderna con un buen trabajo de lacado, aunque parezca increíble.

Esto no pasa con los poliuretanos: se supone que son estables, aunque también hay una mejoría en el sonido con los años, claro que no tan acusada como con la nitro. En barnices, como en todo, no hay laca buena ni mala, sino métodos buenos y malos a la hora de trabajar.

Lo difícil de la nitro es obtener una capa gruesa, lleva mucho más trabajo. Además, aunque te pases un poco de grosor, el proceso de secado ayuda a nivelar el espesor final, ya que se va evaporando.

Con los barnices catalizados, como el poliéster, lo difícil es hacerlo fino.

La nitro me gusta como luthier porque en las reparaciones se funden las capas nuevas con las antiguas y las reparaciones se hacen casi invisibles.

La gente suele pensar en la nitro como pieza clave del sonido Vintage pero no es siempre así. Una John Suhr ó una PRS, guitarras modernas de espíritu clásico, llevan poliuretano y son muy buenas guitarras.”

A modo de resumen, nosotros como fabricantes recomendamos el uso de barnices nitrocelulosa, poliuretano y al agua para el barnizado de instrumentos musicales, cada uno de ellos tiene sus virtudes y sus defectos:

La nitrocelulosa y los acabados al agua son los que más respetan la vibración de la madera al ser mas elásticos y con el tiempo dejan secar la madera liberándola del agua y la resina que alojan, dejando envejecer mejor a los instrumentos y mejorando el sonido con los años.

El poliuretano es un acabado más duro e inalterable que la nitro y acabados al agua, se pueden conseguir acabados muy finos y respetando el instrumento pero es un acabado más inalterable en el tiempo, es el utilizado de manera standard por fabricantes de guitarras de gran calidad.