Pintamos una guitarra con un spray convencional.

En Nitorlack hemos probado a pintar una guitarra con un spray estándar que podemos encontrar en cualquier gran superficie o centro de bricolaje para ver cuál es el resultado.

Con un único spray negro, tal como lo haría cualquier persona sin grandes conocimientos de pintura, empezamos a pintar la guitarra aplicando capas y dejando secar 24 horas entre capas.

Vemos que el spray “tinta” mucho la guitarra pero pronto nos damos cuenta que no cubre y que por muchas capas que aplicamos no conseguimos cubrir el poro de la madera y conseguir un buen acabado, lijamos entre capas y es muy fácil “pelar” y que se vea la madera de nuevo.

Otro aspecto que cabe señalar es que el spray no tiene un abanico amplio para poder aplicar uniformemente el producto sino que tiene un abanico tipo “cono” que dificulta su aplicación y hace que podamos acumular mucho producto en una sola zona haciendo el acabado irregular y causando acumulación de producto.

Por último hay que señalar que tarda mucho (varios días) en secar cada una de las capas, pasadas 24 horas aún no está completamente seco. Probablemente por ello se ven defectos en la superficie poco regular debido a que el repintado no es bueno al ir acumulando capa sobre capa sin terminar de secar.

Dada la experiencia queremos recomendar los spray de Nitorlack diseñados exclusivamente para guitarras y con los cuales evitarás todos estos defectos que hemos indicado con anterioridad.

Pintar una guitarra se puede realizar con cualquier pintura, pero si quieres un acabado profesional requiere de productos especiales para guitarra.