historia del color blonde fender

Historia del acabado Fender Blonde

Cuando Fender lanzó en 1950 las primeras guitarras eléctricas de cuerpo sólido producidas en serie, las Esquire y Broadcaster Blonde  se convirtieron en los líderes de un nuevo nicho en la industria musical, además de hacer progresar la construcción de guitarras como un proceso industrial a gran escala.

El objetivo del fundador de la empresa, Leo Fender, era fabricar de forma económica y consistente un producto resistente que mejorara el rendimiento en áreas como la entonación y la acción, y que además fuera relativamente fácil de mantener y reparar.

Debido a que las prácticas de fabricación de la empresa han evolucionado con el tiempo, puede ser difícil rastrear cómo, exactamente, se hacían las cosas en Fender. Como resultado, ha surgido una mitología dentro de la cultura de la guitarra con respecto a las complejidades de cómo se ensamblaban estos antiguos instrumentos, desde el oscuro origen de los puntos del diapasón de «arcilla» hasta el oscuro arte del acabado de la guitarra. Pero una cuidadosa investigación sobre las guitarras de la época dorada arroja datos que revelan una imagen más clara de los métodos de Leo.

La simplicidad a la antigua fue la clave del éxito inicial de Fender durante los años 50 y principios de los 60.

Bajo la atenta mirada de Leo e impulsado por su instinto de ingeniero, las técnicas de construcción de guitarras de la empresa se perfeccionaban y racionalizaban constantemente como medio para mejorar la calidad y los beneficios.

«Leo nunca cambiaba nada a menos que sintiera que lo mejoraba», comienza Mike Lewis, vicepresidente de desarrollo de productos en la tienda personalizada de Fender, en referencia a las alteraciones de diseño anteriores a la CBS, como los golpeadores de varias capas, los tornillos adicionales y los diapasones de palisandro.

Y continúa: «Hacerla mejor incluía durar más tiempo. Era un cambio sólo para mejorar y parte de esa mejora era hacer que permaneciera en servicio durante más tiempo y que requiriera menos reparaciones: ¡resultando clientes más felices!»

A pesar de los grandes avances en la tecnología de fabricación en masa desde el apogeo de Leo, los constructores de guitarras en Fender y en otros lugares han estado revisando viejas técnicas y diseños con el fin de recrear algo de esa magia vintage. «Cada guitarra es un viaje», nos recuerda Mike. Y en el caso de las guitarras Fender con acabado Blonde, se trata de un peregrinaje que se remonta al pasado de la compañía, a una época en la que la gente apenas empezaba a fijarse en las guitarras de cuerpo solido

pintura guitarra

Esta Strat Blonde data de principios de 1970, momento en el que el acabado era a menudo apenas transparente. Estas Blonde se confunden a menudo con la Olympic White (opaca)

Nacimiento de la Telecaster

Mientras se producía el boom económico de la posguerra y la televisión se convertía en una parte cada vez más dominante de la cultura popular, Leo Fender abrazó el medio rebautizando su nuevo invento como Telecaster en 1951.

«La blackguard Tele se veía perfectamente en la televisión en blanco y negro», dice Mike. «Es difícil saber si lo hicieron por eso, si tuvieron ese tipo de previsión», reflexiona, «pero, sin embargo, resultó que quedó muy bien. Cuando ves algunos de esos programas antiguos, si ves a tipos con guitarras negras o sunburst, o de cualquier otro color, parece que es una «cosa», pero las Teles Blonde y Blackguard siempre destacaban.

Por su nombre, su estética y su sonido, la Telecaster Blonde parecía encarnar perfectamente la época de la posguerra. Junto con la televisión, los electrodomésticos, los coches de colores y una visión de la vida en general más brillante, los muebles de colores claros estaban de moda. Por lo tanto, la elección del acabado Blonde por parte de Leo fue fortuita en cuanto a la capacidad de la Telecaster para acaparar la atención de la televisión, algo que no pasó desapercibido para Gibson, que más tarde lanzó la Les Paul TV Yellow en 1954. Como señala Mike: «Cuando la blackguard Blonde Tele salió por primera vez, nadie más estaba haciendo cuerpos solidos».

«No sé si fue intencionado o accidental, pero parece que todo el mundo lo captó, y se empezaron a ver muchas guitarras Blonde».

Aunque al principio aparecieron algunas Esquire negras, Fender decidió perseverar en su elección de acabados Blonde desde el principio y experimentó fácilmente con varios materiales y técnicas para conseguir la fórmula ganadora. «Hubo un Blonde aplicado a mano muy al principio, antes de que desarrollaran la técnica del spray», nos cuenta Ron Thorn, maestro constructor principal de Fender Custom Shop.

pintura guitarra

Aunque el Blonde siguió siendo el acabado estándar para las Teles, sólo estaba disponible para las Strats como color personalizado, como ejemplifica esta rara Strat ‘Mary Kaye’ de 1957

Butterscotch & Blonde

Aunque hay cierta variación entre los acabados Blonde de principios de los 50, suelen caracterizarse por un distintivo tinte amarillo que suele describirse como «butterscotch». Sin embargo, en 1954, cuando Fender empezó a utilizar pintura de la industria automovilística, ésta cambió a un tono marcadamente más claro. «Utilizaron los colores Duco de DuPont, los mismos que se utilizaban en los coches», explica Mike. Este cambio a una fórmula más resistente a la luz ultravioleta inhibió la degradación del pigmento y la decoloración asociada al envejecimiento, con efectos en el aspecto de la guitarra.

Las guitarras originales que llamamos «butterscotch» no eran necesariamente de ese color cuando eran nuevas

«Creo que los inhibidores de los rayos ultravioleta empezaron a introducirse en los acabados», continúa Ron, «tanto en la industria del automóvil como en el barniz, todo lo que empezaba a amarillear cuando se exponía a la luz solar. Empezaron a poner estos inhibidores de los rayos UV en el color y en la capa superior transparente para evitar que cambiara, y creo que eso afectó en la apariencia de las guitarras a lo largo de los años. Sospecho que el tipo de barniz cambiaba cada dos meses, dependiendo de lo que estuviera disponible y quizá de lo que fuera más barato».

«Las guitarras originales que llamamos ‘Butterscotch’, no eran necesariamente de ese color cuando eran nuevas», explica Mike. «Creo que la composición real de los materiales de acabado cambió y por eso no amarilleaban tanto. He visto algunas mucho más color caramelo que otras. Siempre hay inconsistencias en los colores, y ¿Cómo podemos saber con seguridad si cambiaron la fórmula, o qué cambiaron y por qué? Pero sé que Fender escuchó con mucha atención a los clientes.

En cuanto a la razón por la que pasó de ser «caramelo» a un Blonde mucho más blanco, podría haber sido fácilmente que la gente lo pidiera. O, después de un tiempo, tal vez se volvieron demasiado amarillos y la gente se quejó de ello. Lo que hay que recordar es que, en su día, cuando todo era nuevo, no había toda esta historia de «se supone que es así», lo estaban inventando sobre la marcha.

El método de fabricación de estas guitarras nunca había existido. Esto fue parte de la genialidad de Leo Fender: no sólo innovó la guitarra eléctrica y creó estos diseños de cuerpo sólido, sino que, lo que es más importante, creó un método de fabricación para que pudiera repetirse. No paraba de hacer ajustes y de mejorar.

«A medida que pasaba el tiempo, la demanda de las guitarras crecía y tenían que fabricar más. No querían sacrificar la calidad, pero estaban constantemente pensando en cómo iban a fabricar más y seguir haciéndolas bien. Así que siempre estaban ajustando el proceso».

pintura guitarra

La veta del fresno de esta Tele del 56 puede verse debajo del acabado. Se puede ver un perímetro ligeramente más opaco, parecido a un sunburst.

Artesania

Gran parte de ese proceso estaba en manos de los artesanos de Fender, cada uno de los cuales impartía sus propios toques personales a cada guitarra que salía de la fábrica, como señala el pintor de Fender Custom Shop, Jay Nelson: «Hay pequeñas variaciones». De hecho, esto puede ser particularmente notable cuando se trata de acabados Blonde.

En 1956, la madera oficial del cuerpo cambió de fresno a aliso, pero siempre que pedías una guitarra en Blonde se fabricaba en fresno

Siempre me he preguntado cuántos pintores tenían por aquel entonces, porque cuando miro algunas de esas viejas ‘sunbursts’, el rojo de algunas de ellas es más ancho, o un poco más ancho en este lado que en el otro, y la siguiente que verás (del mismo año) es más estrecha.

Y eso también se aplica a las Blonde.. Si lo haces con spray, cuanto más aplicas, menos transparente es. Así que una persona puede ponerse una capa más que la otra, y siguen siendo Blonde y transparentes, pero quizá sea ligeramente diferente».

«No sólo dependía de cada pintor, sino también de cada cuerpo de fresno», añade Ron. «Especialmente en los Blonde, el acabado puede tener un borde perimetral ligeramente más oscuro. Creo que eso puede depender de lo evidente que sea la línea de pegado entre las piezas. El pintor puede haber puesto un poco más alrededor del borde para ocultar eso y hacerlo un poco menos obvio. Creo que por eso a veces los bordes suelen ser un poco opacos».

Las Fender Blonde no sólo tienen un aspecto único, sino que también suenan de forma única, un factor determinado indirectamente por el propio acabado.

En 1956, la madera oficial del cuerpo cambió de fresno a aliso, pero siempre que pedías una guitarra en Blonde se fabricaba en fresno», aclara Mike. «El acabado Blonde era un color transparente; se podía ver la veta y quedaba mucho mejor sobre el fresno que sobre el aliso.

Si estás sentado en tu casa tocando a bajo volumen, puede que te guste más el fresno, porque tiene un sonido más redondo. Tienes más graves, un rango medio más suave y dulce y los agudos son un poco acampanados. Mientras que el aliso tiene un poco más de rango medio y cuando subes al escenario y el baterista está tocando, puede que escuches mejor el aliso porque tiene más rango medio.

pintura guitarra Fender Telecaster

Al ser un poco menos gruesos que los de años anteriores y con una suave forma de «v», los cuellos de las Fender Tele del 56 son muy solicitados por su perfil grueso pero cómodo.

Nitrocelulosa

Con el tiempo, el sonido de una típica Fender Blonde también es susceptible de cambiar en cierta medida, a medida que avanza el proceso natural de envejecimiento del acabado de nitrocelulosa y del cuerpo de fresno.

A medida que el acabado de nitrocelulosa se ‘desgasta’ y los disolventes se evaporan, y el acabado empieza a hundirse en la madera, permite que la humedad relativa afecten al contenido de humedad en la madera y a medida que se seca, las resinas de la madera podrían se cristalizan y endurecen.

Fender Telecaster

Hay una gran diferencia entre los acabados nitrocelulosa y los posteriores acabados de poli empleados durante la era CBS de Fender.

El Blonde siguió siendo el acabado estándar de las Telecasters y las Esquire durante todo el mandato de Leo en Fender y se ofreció simultáneamente como opción de color personalizado para las Stratocasters, las Jazzmasters y las Jaguars.

Carrito de compra
Ir arriba