Proceso de barnizado con nitrocelulosa.

En el siguiente tutorial se explica detalladamente como realizar un acabado nitrocelulosa translucido con los productos Nitorlack, tanto en pistola como en spray. En la parte inferior puede ver un vídeo explicativo y también dispone de un enlace para descargar el tutorial en PDF.

PREPARACIÓN DE LA MADERA

La madera deberá estar libre de imperfecciones y manchas.

Lijar con grano P 240 y P400 Debe lijarse en el sentido de la veta, hasta que no queden marcas de lija visibles.

Eliminar el repelo. Humedecer ligeramente la madera con un paño húmedo y, cuando esté bien seca, pasar muy suavemente una lija fina hasta dejar la superficie suave de nuevo. La lija arrancará las fibras levantadas, que ya no darán problemas otra vez. Si se lija muy fuerte se soltarán nuevas fibras y habrá que repetir la operación. De todas formas se puede repetir el proceso, para estar seguro de haber eliminado totalmente el repelo.

Puedes encontrar todas las lijas que necesites en aqui

FONDO – Nitorlack PRIMER

  • El fondo es la capa de barniz que va a construir la base del acabado,  proporcionando una superficie uniforme.
  • Lijaremos con grano P800 entre capas. Mínimo se recomienda la aplicación de 3 capas. Aplicaremos producto hasta que veamos que no queda ninguna imperfección, está perfectamente nivelado y el poro de la madera está cerrado completamente.
  • El numero de capas y cantidad de producto a aplicar va a depender del poro de la madera, no es igual una caoba que un arce, pero generalmente con 2 o 3 spray tenemos suficiente y en el caso de aplicar con pistola con 1 litro podremos terminar correctamente el proceso de fondo y nos sobrará para alguna guitarra más.
  • Puedes encontrar el fondo nitrocelulosa aqui.

ACABADO – Nitorlack LACQUER

  • El proceso de aplicación del acabado es el mismo que el del fondo. Aplicamos capas de acabado lijando entre ellas con P800 dejando secar 24 horas entre capas. Se recomienda aplicar mínimo de 3 capas.
  • El acabado NITORLACK viene listo para usar, no obstante puede ajustarse la viscosidad con disolvente MEDIUM.  Si se trabaja en ambientes especialmente caluroso y húmedos y con el objeto de evitar «velo» en la laca, debe aplicarse disolvente RETARD. El porcentaje a diluir suele ser de un 10%. Puedes encontrar el disolvente aqui.
  • En el caso de aplicar con acabado NITORLACK en spray el proceso de aplicacion es el mismo que con pistola.
  • Aplicar 2 a 3 manos por día con 1 a 2 horas de espera entre manos. Hay que tener en cuenta que a medida de que se vayan aplicando manos en un mismo día el tiempo de secado aumenta, dado que la mano anterior no está totalmente seca cuando se aplica la siguiente. El secado que ocurre entre un día y otro hace que el tiempo de secado de la primera mano del día siguiente vuelva a ser corto otra vez.
  • Aplicar de 6 a 9 manos, 4 a 7 si se desea un acabado especialmente fino o a «poro abierto»
  • Con 2 o 3 spray de acabado NITORLACK LACQUER es suficiente para una guitarra, en el caso de lata si se va a aplicar con pistola con 1 litro podremos terminar correctamente el proceso de fondo y nos sobrará para alguna guitarra más.
  • Puedes encontrar el acabado NITORLACK LACQUER, brillo o mate aqui

LIJADO Y PULIDO

  • Dejar «secar» el acabado de 3 a 4 semanas, preferentemente en un lugar ventilado y seco.
  • Lijar con lija al agua progresivamente P1200 – P1500 y P2000 para quitar las imperfecciones, polvo, piel de naranja etc.
  • Cuando tengamos la superficie perfecta hay que realizar el pulido utilizando el pulimento RHYNOPOLISH POLISH COMPOUND PLUS – CORTE Y PULIDO EN 1 PASO con la esponja de pulido BLANCA.
  • Aplicar el pulimento en la esponja y pulir sin presionar demasiado y evitando sobre calentar el acabado.
  • Con este proceso es suficiente para conseguir un brillo espejo pero si queremos un brillo superior con un alto grado de proteccion podemos utilizar el segundo paso RHYNOPOLISH POLISH HIGH-GLOSS PLUS – BRILLO Y PROTECCION con la esponja NEGRA.
  • Puedes encontrar las lijas aqui y las esponjas y pulimentos aqui

Consejos y Trucos generales:

Un acabado con Laca «Nitorlack» guitarras, dependiendo de factores como si la madera va tintada o no, y cuantas capas de color se den, debe tener un total de 6 a 10 manos en total, contando fondo – color – acabado, con un mínimo de 4 manos de acabado translúcido. Esto dará un grosor aproximado de 150 micras (0,15 mm) dependiendo de cuánto se lije, cuanta laca se aplique en cada mano y qué grosor de acabado se desea. Si no se ha acabado algún instrumento con anterioridad es recomendable aplicar unas 9 a 12 manos, así se tendrá la seguridad de no lijar o pulir el acabado en exceso, dejando partes con madera «desnuda». A medida que se adquiera más experiencia con el producto y el método de acabado, serán necesarias menos manos y se podrán lograr acabados más finos.

Si se decide no utilizar fondo se puede dar una primera capa de Laca «Nitorlak» guitarras diluido al 50% en disolvente 540421, esta capa deberá «mojar» la madera y penetrar en la misma, favoreciendo la adherencia de las sucesivas manos de acabado final.

Si se desea un aspecto de «poro abierto» puede diluirse el producto, a fin de aplicar menos sólidos en cada mano. Sin embargo hay que tener en cuenta que se aumentan las posibilidades de «descuelgues» o «goterones» y que los tiempos de secado son mayores.

Si al aplicar sucediera que accidentalmente se tuviera un «descuelgue» o «goterón», hay que dejar secar el acabado  (toda la noche) y nivelar lijando con lija P400, preferentemente sobre un taco de material duro. También se puede «cortar» el goterón con una cuchilla de afeitar, un método más rápido y con el que se evitan los accidentes que puede ocasionar un lijado excesivo.

Para familiarizarse con el proceso, es conveniente hacer pruebas sobre descartes de madera, a fin de evaluar por si mismo las características del proceso de acabar una guitarra con Laca «Nitorlak» guitarras.

Es también recomendable utilizar una superficie «testigo» en la que ir aplicando las capas de laca al mismo tiempo que en la pieza a acabar. Un papel pegado con cinta de carrocero a un soporte rígido (madera, cartón grueso) es una sugerencia. Así, midiendo primero el grosor del papel con un calibre y luego midiendo el grosor resultante de las sucesivas capas una vez secas, se tendrá una idea bastante certera del grosor de la capa que se va aplicando y así poder tener una idea más ajustada del grosor de la misma. Un grosor de 150 a 180 micras (0,15 a 0,18 mm) garantiza un acabado fino, que respeta las vibraciones propias del instrumento, a la vez de protegerlo, evitando grosores excesivos.