Proceso acabado guitarra en Trans Blue Metallic

Vamos a detallar el proceso completo para conseguir pintar nuestra guitarra en un efecto Translucid Blue.

Comenzaremos desde el principio del proceso con la preparación del soporte, hasta la fase final de pulido. En este caso hemos elegido como color para nuestra guitarra, el Nitorlack Trans Blue.

El proceso consiste en lo siguiente:

Aquí en este caso no humedeceremos la madera para no hinchar la beta de la chapa, pero sí lijaremos la madera con grano 240 a 400, para ir afinando la superficie. Una vez lisa y sin restos de fino serrín:

1.-  Sellaremos la superficie de la guitarra para rellenar y alisar el poro de la madera, afinando la superficie de la chapa. Lo haremos con NitorLACK Primer traslucido. Aplicaremos mano, tras mano hasta dejar sellado totalmente el soporte. Podremos repetir el proceso de aplicación con un tiempo intermedio de secado de 8hrs y suaves lijados entre mano y mano. Iremos subiendo el grano de la lija desde los 240 hasta 800. Se puede rebajar entre un 5 a 10% con Solvent Medium, esto ayudara a que estire mejor la laca y no cree piel de naranja. No aplicaremos el color, hasta no tener totalmente fino el soporte en esta primera fase de sellado.

2.- Aplicaremos sobre el fondo previamente lijado (con lija progresiva de 400 hasta 800), el Nitorlack Trans Blue. La aplicación debe hacerse a manos finas y con pasadas cruzadas hasta conseguir el tono deseado.

3.- Por último nos quedará la fase que fijará el color en nuestra guitarra y resaltará el brillo final. Aquí aplicaremos el  acabado nitro transparente alto brillo Nitorlack Lacquer Gloss sobre el acabado entonado azul. Tantas pasadas como estimemos hasta conseguir el brillo final deseado. Se recomienda ir lijando entre mano y mano para obtener un brillo espejo.

4.- Utilizaremos lija grano 1500 a 2000 y siempre es recomendable rebajar un 10% con disolvente para evitar la piel de naranja y obtener una superficie lo más estirada posible. Para realizar el pulido deberás esperar un mínimo de 3 a 4 semanas.

Utilizaremos laca nitro para todo el proceso por los siguientes motivos:

•    Fácil uso y aplicación, ya que es un barniz mono componente.
•    La fusión entre capa y capa de producto es perfecta, lo que favorece la unificación de múltiples manos finas de producto.
•    Es un producto que no altera la sonoridad del instrumento, respetando en todo momento la naturalidad del sonido.
•    Podemos elegir aplicar el color tanto con pistola y compresor, como con spray.

Consideraciones:

Facilidad del proceso: No es un proceso difícil de hacer, pero sí que necesita de paciencia para aplicar todo el proceso con el número de manos de aplicación necesario y en la cantidad de barniz adecuada. No por aplicar mucha cantidad de laca acabaremos antes, ni obtendremos un mejor acabado final, sino todo lo contrario.

Elección del soporte o madera de nuestra guitarra: Es muy importante en todo proceso de lacado a poro cerrado, seleccionar una madera lisa sin apenas poros, ya que esto nos facilitará enormemente el proceso de pintado de nuestra guitarra, ahorrando tiempo, dinero y barniz. Además de obtener un mejor resultado final.

Preparación del soporte: La fase más importante del proceso son las primeras manos de sellado/fondeado de la chapa. Si no hacemos correctamente esta fase, no obtendremos un buen resultado final.

Cantidad de producto a aplicar en cada mano: Siempre, siempre aplicar capas finas de material, por los siguientes motivos.

a)    Evitaremos descuelgues
b)    Evitaremos bordones de material en los lados.
c)    Fusionaremos mejor el producto capa a capa.
d)    Evitaremos arrugas y pieles de naranja.
e)    Mejora la evaporación de los disolventes.

Aplicación a pistola/ o Spray: Podemos seleccionar uno u otro sistema, aunque recomendamos la aplicación a pistola, siempre que podamos elegir la forma de aplicación.

Cuidado con los lijados: Cuando realicemos los lijados siempre utilizaremos las lijas de forma progresiva de menos grano 240 hasta 1500 o 2000 (cada vez más fino). No se debe nunca ejercer mucha presión sobre la laca, ya que corremos el riesgo de realizar pelados o marcar en exceso la raya de la lija.

Siempre lijar en el mismo sentido (el de la veta de la madera). En este caso vamos a aplicar un color claro, pero cuando pintemos colores oscuros, si utilizamos lijas inadecuadas o realizamos mal este proceso, nos aparecerán los defectos en las últimas manos de acabado brillo.